Poleas

0. ¿Qué es una polea?

Una polea es una máquina simple que sirve para transmitir una fuerza. Se trata de una rueda, generalmente maciza y acanalada en su borde, que, con el curso de una cuerda o cable que se hace pasar por el canal (“garganta”), se usa como elemento de transmisión para cambiar la dirección del movimiento en máquinas y mecanismos. Además, formando conjuntos -aparejos o polipastos- sirve para reducir la magnitud de la fuerza necesaria para mover un peso.

Una polea simple cambia la dirección de una fuerza sin cambiar su magnitud.

Las poleas se dividen en:

  • Poleas simples: esta clase de poleas se utiliza para levantar una determinada carga. Cuenta con una única rueda, a través de la cual se pasa la soga. Las poleas simples direccionan de la manera más cómoda posible el peso de la carga.
  • Poleas compuestas: el sistema de poleas compuestas se utiliza con el propósito de alcanzar una amplia vengaja de carácter mecánico, levantando objetos de gran peso con un esfuerzo mínimo.

1.¿Qué vamos a hacer?

Consiste en realizar una polea casera con el fin de saber un poco más sobre esta máquina simple, la cual nos facilita mucho el trabajo en algunas ocasiones.

2. ¿Qué necesitamos?

  • 2 perchas de alambre.
  • 2 carretes de hilos vacíos.
  • 2 sillas.
  • 1 palo de fregona.
  • tijeras.
  • hilo fuerte (3 metros).
  • 1 libro.

3. ¿Cómo lo hacemos?

3.1. Se desmontan las perchas abriéndolas y se introduce los carretes de hilo en su interior. Después las volvemos a montar o cerrar volviendo a su estado inicial, pero con los carretes dentro de las mismas.

3.2. Se colocan las dos sillas enfrentadas y el palo de la fregona se pasa de una silla a otra, sujetándolo para evitar que se caiga.

3.3. Se ata una de las perchas al palo mediante una cuerda para evitar la caída de la percha.

3.4. Se atan los libros al hilo por un extremo y por el otro extremo se pasa por el carrete, agarrándolo para evitar la caída.

3.5. Tiramos del extremo libre del hilo hasta que éste se empiece a elevar.

4. ¿Qué es lo que ha ocurrido?

Mediante este experimento podemos demostrar que la fuerza necesaria para levantar el libro es la misma que sin polea, sin embargo la dirección es otra mucho más cómoda, y que nos conlleva a un menor esfuerzo.

Si probásemos a enganchar la polea al libro y no la cuerda, fijando un extremo de la cuerda, levantaríamos el libro haciendo la mitad de fuerza, ahora bien, necesitaríamos del doble de longitud de cuerda.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s