Iluminación en la prehistoria

1. ¿Qué vamos a hacer?

Con este experimento queremos enseñar como a partir de un hueso, y de su propia sustancia, se puede hacer una antorcha, tal y como se hacía en la prehistoria.

2. ¿Qué necesitamos?

  • Hueso de caña
  • Una tira de tela de algodón.

3. ¿Cómo lo hacemos?

3.1. El tuétano es el combustible para crear la iluminación, luego el propio hueso es la vela, y lo único que necesitamos es emplear el algodón como mecha de la vela.

3.2. Una vez que ya tenemos la mecha la introducimos en el hueso, dejando sobresalir un poco de la mecha para poder prenderla fuego y que empiece a funcionar nuestra antorcha.

3.3.Una vez que ya tenemos construido nuestra antorcha lo único que falta por hace es encenderla. Para ello prendemos el trozo de mecha que hemos dejado sobresaliendo y en seguida comenzara a iluminar perfectamente ya que utiliza el tuétano como si fuera el combustible.

4. ¿Qué es lo que ha ocurrido?

El tuétano funciona como combustible puesto que contiene grasa, la cual se funde y mantiene viva la llama ya que por efecto de capilaridad sube por la mecha. La capilaridad es la capacidad que tiene un líquido de subir o bajar por un tubo, en este caso el interior del hueso. Parte de la grasa que sube por efecto de capilaridad se convierte en gas que es el que se quema en el extremo de la mecha.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Química.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s