¿Por qué las hojas de las plantas son verdes?

1. ¿Qué vamos a hacer?

Con este experimento vamos a descubrir porqué las hojas de las plantas son verdes.

2. ¿Qué necesitamos?

  • 2 macetas pequeñas.
  • semillas (pueden ser de alpiste, que crece rápido).
  • tierra.
  • agua.

3. ¿Cómo lo hacemos?

3.1. Plantamos en cada maceta unas semillas de alpiste.

3.2. Al cabo de 5-7 días aparecen unas hojas.

3.3. Una de las macetas se coloca en un espacio totalmente cerrado donde no entre luz durante una semana.

3.4. La otra maceta se coloca en un lugar donde reciba la luz del sol durante varias horas diarias durante una semana también.

3.5. Cuando hayan pasado estos días, ¿qué observas?

4. ¿Qué es lo que ha ocurrido?

Las diferencias en el color de las hojas será visible, también existirán diferencias en el ritmo de crecimiento y distribución de las hojas.

Las plantas sin contacto con la luz solar no pueden producir el fenómeno de la fotosíntesis. La clorofila (el pigmento verde necesario en la fotosíntesis) se repliega y las hojas pierden el color verde. Poco a poco las plantas que se encuentran en la oscuridad de debilitan y no pueden seguir creciendo.

Las plantas son verdes gracias a la luz del sol.

 

Criadero de insectos

1. ¿Qué vamos a hacer?

En este experimento vamos a criar insectos.

2. ¿Qué necesitamos?

  • Un bote de cristal.
  • Un plátano un poco podrido.
  • Un trozo de tela.
  • Una goma elástica.

3. ¿Cómo lo hacemos?

3.1. Introducimos el plátano en el bote y lo dejamos varios días en la calle entre plantas.

3.2. A los dos o tres días vemos que han aparecido larvas en el plátano.

3.3. En el momento que veamos larvas tapamos el bote con un trozo de tela y la goma.

3.4. Pasados unos días volvemos a mirar el bote. ¿Qué vemos?

4. ¿Qué ha ocurrido?

Se observa que las larvas que había en el bote cuando lo tapamos se han transformado en insectos, moscas o mosquitos. Este proceso se conoce como metamorfosis.

Los insectos atraviesan varias etapas en su desarrollo (metamorfosis). Nacen de huevos y sus larvas pasan por un ciclo de transformaciones hasta llegar a los insectos adultos que conocemos.

¿Cómo se forman las olas?

1.     ¿Qué vamos a hacer?

En este experimento vamos a descubrir cómo se forman las olas

2.     ¿Qué necesitamos?

  •  Una bandeja un poco honda
  • Una pajit

3.     ¿Cómo lo hacemos?

3.1. Llenamos la bandeja de agua

3.2. Con la pajita soplamos con mayor o menor fuerza
4. ¿Qué ha ocurrido?

Al soplar se forman corrientes sobre la superficie del agua provocando las olas. Dependiendo de la fuerza del soplido estas olas son más grandes o más pequeñas.

Las olas se forman por la acción del viento sobre la superficie del agua.

¿Cómo se alimentan las plantas?

1.     ¿Qué vamos a hacer?

Con este experimento vamos a comprobar que las plantas son capaces de alimentarse con los nutrientes que encuentran en el suelo.

2.    ¿Qué necesitamos?

  • 2 vasos
  • Azúcar
  • Agua
  • 2 ramas de apio (o cualquier otra verdura)

3.    ¿Cómo lo hacemos?

3.1. Numeramos los vasos del 1 al 2

3.2. Llenamos los tres vasos con agua hasta la mitad

3.3. En el vaso nº2 echamos una cucharada de azúcar y lo movemos hasta que se disuelve completamente

 

3.4. Introducimos una rama de apio en cada uno de los vasos

3.5. Dejamos los dos vasos en la nevera durante un par de días 

3.6. Pasado este tiempo prueba las dos ramas de apio, ¿Qué observas?

 4.    ¿Qué es lo que ha ocurrido?

Al probar las dos ramas de apio nos damos cuenta que la que estaba en el vaso nº2 tiene sabor dulce, esto se debe a que la planta ha adsorbido el azúcar que teníamos en el agua.

 

De la misma manera que el agua ha disuelto el azúcar y lo ha llevado al interior de la planta, el agua es capaz de disolver los nutrientes de la tierra y llevarlos de la misma manera al interior de la planta. Este es el proceso por el cual las plantas se alimentan.

 

Las plantas se alimentan gracias a los nutrientes disueltos en el agua

 

 

¿Cómo les ha ido a ustedes? ¿Ha sido fácil el experimento? ¡Esperamos su participación!

Ciclo del agua

 

1.     ¿Qué vamos a hacer?

En este experimento vamos a observar el ciclo del agua en un pequeño terrario que construiremos.

2.     ¿Qué necesitamos? 

  • Un frasco grande de vidrio o de plástico con tapa
  • Tierra
  • Arena
  • Tierra para plantas
  • Un recipiente para agua (por ejemplo una tapa)
  • Una planta con raíz

3.     ¿Cómo lo hacemos?

1º Colocamos una capa de tierra dentro del frasco

2º Sobre esa capa colocamos otra de arena

3º Añadimos sobre esas capas otra capa más de tierra para plantas

4º Cuando tenemos las tres capas de tierra lo que hacemos es introducir nuestro pequeño recipiente con agua dentro del terrario

5º A continuación, se introduce la planta

6º Por último se tapa el frasco y se coloca en un lugar donde le llegue la luz del sol. Se observa cómo al cabo de meses la planta sigue viviendo dentro de él.

 4.    ¿Qué es lo que ha ocurrido?

El Sol calienta el agua hasta evaporarla. El agua sube por las paredes del frasco y cae en forma de gotas. El agua cae a la tierra que permite que la planta se alimente. Este ciclo se repite continuamente.

Esto es lo que ocurre en la realidad, representando el ciclo del agua.

 

 

¿Qué les ha parecido? Como ven es un experimento muy sencillo y práctico. Esperamos que se animen a realizarlo, y si es así, que nos cuenten cómo les ha ido la experiencia. ¡Ánimo!